Los frenos son una parte fundamental en la seguridad al manejar, por eso debes de cuidar que siempre se encuentren en perfectas condiciones. Además de las revisiones semestrales que hagas de tu carro, a continuación, te decimos las señales que debes de tomar en cuenta para estar alerta.





En primer lugar, siente el tacto de los pedales. ¿Qué es esto? Es conocer tu auto y sentir qué tan duros están los pedales, así como la distancia de la frenada. Si el pedal ya es mucho más suave o si la distancia al frenar cada vez es más grande, quizás los frenos ya no se encuentran en las mejores condiciones.





Tampoco te confíes si el pedal, en vez de suave, cada vez es más duro. Un pedal demasiado duro puede significar una avería en el servofreno. Lleva tu auto al taller para que lo revisen y te quites ese pendiente.





Por otro lado, si escuchas ruidos o vibraciones, quizás exista una deformación en los discos de freno. Éstos pueden estar desgastados, quizás porque no se cambiaron a tiempo las pastillas y están ahora en mal estado.





Finalmente, si sientes el pedal en exceso “esponjoso” es probable que el líquido de frenos ya esté muy deteriorado, haya fugas o un defecto en la bomba de frenos.


Te invitamos a visitarnos y quitarte de problemas. En Multillantas y Servicios de Monterrey cuidamos tu seguridad.



Referencias: https://www.motorpasion.com